PARA LEER CON MAYOR COMODIDAD PODES

El coche eléctrico estará en los concesionarios de Israel para 2011

video

Israel va a ser el primer país del mundo en despedirse de los motores de combustión. Un consorcio multinacional liderado por empresarios israelíes ha presentado ya los primeros prototipos de coches a propulsión totalmente eléctrica.

A diferencia de los vehículos de propulsión híbrida desarrollados en varios países, los modelos israelíes no disponen de un motor de combustión anexo que se puede encender de ser necesario, sino que funciona sólo gracias a su potente batería.

La financiación del ambicioso proyecto corre a cargo del consorcio Israel Corporation, mientras que la responsabilidad técnica está en manos del empresario Shai Agassi, un niño prodigio de la alta tecnología israelí. El coche será fabricado por Renault, mientras que el desarrollo de la batería ha sido encomendado al grupo japonés Nissan. En principio, los nuevos coches podrán ser producidos y comercializados a partir de 2011, con el objetivo de sustituir a los vehículos convencionales de gasolina y diésel.

Los coches desarrollados en el llamado proyecto Better Place son silenciosos y no producen emisiones nocivas para el medio ambiente. Los prototipos creados hasta el momento son capaces de acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en 13 segundos. La velocidad máxima es de sólo 110 kilómetros por hora: para Israel no es un gran problema, pues sólo hay una autopista en todo el país en la que esté permitido conducir a esa velocidad.

Por el momento, la autonomía es uno de los puntos débiles del coche. Con la batería cargada, tan sólo puede recorrer un máximo de 160 kilómetros. En ciudad, con una calzada en malas condiciones y con el aire acondicionado encendido, apenas llega a 100 kilómetros. En Israel, debido a su reducida superficie, los conductores recorren una media diaria de menos de 70 kilómetros. Pero para que el coche llegue al público mundial habrá que continuar mejorando la batería.

A principios de diciembre fue inaugurado en un suburbio de Tel Aviv el primer aparcamiento con puntos de carga eléctrica, destinados a convertirse en las gasolineras del futuro. A lo largo de 2009, el proyecto Better Place pretende instalar 10.000 puntos de carga en todo Israel, que llegarán hasta los 100.000 en 2010. En los próximos meses se inaugurarán también estaciones en las que se sustituirán en breves instantes baterías vacías por otras llenas, ahorrándose así las entre tres y cuatro horas que tarda una sesión de carga. Como contribución al proyecto, el Gobierno israelí pretende conceder al coche eléctrico una exención del altísimo impuesto de lujo que se aplica a los vehículos a motor nuevos en Israel, actualmente del 78%.

La transición hacia los coches eléctricos no solo es importantísima para proteger el ambiente sino también por los cambios geopolíticos que traerá consigo debido a que gran parte de los países productores de petróleo son quienes sustentan económicamente al terrorismo internacional.

Fuente: La Gaceta

 
ir arriba